Buscar este blog

sábado, 30 de julio de 2022

ADAPTACIONES DE FRAGMENTOS DE VARIOS INTERCAMBIOS DE CORRESPONDENCIA X: sobre la guerra entre Ucrania y Rusia, y las dinámicas del sistema tecnoindustrial mundial.

 


ADAPTACIONES DE FRAGMENTOS DE VARIOS INTERCAMBIOS DE CORRESPONDENCIA X: sobre la guerra entre Ucrania y Rusia, y las dinámicas del sistema tecnoindustrial mundial.

Versión pdf

English version


A: ¿Qué piensa usted sobre la actual guerra entre Ucrania y Rusia?

Para mí, esta guerra es una prueba del argumento que Ted Kaczynski da en el capítulo 2 de Anti-Tech Revolution, que dice que la selección natural favorece a los sistemas autopropagantes que persiguen el beneficio a corto plazo sin preocuparse por las consecuencias a largo plazo. Y tanto Ucrania como Rusia son dos sistemas tecnológicos que deben ser eliminados tan pronto como sea posible.

Sin embargo, yo creo que Rusia es menos mala en este caso y estoy a favor de Rusia. No tengo buenas razones para apoyar a Rusia. Simplemente odio el hecho de que las grandes compañías tecnológicas de Estados Unidos estén apoyando a Ucrania y la propaganda pro-ucraniana de todos los medios occidentales. Y por lo menos Rusia está destruyendo las infraestructuras tecnológico-industriales de Ucrania.

UR: En realidad no tengo mucho interés en este conflicto y no he buscado mucha información sobre él. Así que no conozco esta guerra muy en detalle. De todos modos, puedo decirle algunas cosas acerca de ella:

·      Es difícil saber la verdad acerca de los sucesos que se están produciendo. Hay desinformación y propaganda sesgada por ambas partes.

·      La competencia y la selección darwinista entre sistemas autoperpetuantes y expansivos (lo que Kaczynski llama “sistemas autopropagantes”) puede tomar muchas formas y ser muy compleja. Las guerras son sólo una de las más ostentosas de dichas formas. Sin embargo, la principal competencia en este caso, en esta guerra, se está produciendo entre los Estados Unidos, la UE y la mayoría de los países  “occidentales” industrializados por un lado y Rusia y algunos de sus aliados (algunas de las antiguas repúblicas soviéticas, por ejemplo) por el otro (y quizá China como una tercera parte; véase más adelante), no sólo ni principalmente entre Rusia y Ucrania.

·      Inclinarse a favor de Rusia sólo porque uno odia la postura protecnológica de los Estados Unidos o porque los Estados Unidos, la UE y otros países “occidentales” muy industrializados apoyan a Ucrania, es similar a apoyar el derechismo sólo porque uno odia el izquierdismo. No me parece una actitud muy racional (por decirlo cortésmente). Los enemigos de nuestros enemigos no siempre son nuestros amigos. Nuestro enemigo es el sistema tecnoindustrial y todos esos países, independientemente del lado en que se sitúen en la guerra, son parte de este sistema.

Y algo semejante podría decirse de la presente tendencia generalizada a posicionarse a favor de Ucrania sólo porque aparentemente es la víctima en este conflicto. Ser una víctima no es siempre necesariamente lo mismo que ser bueno, tener la razón o merecer simpatía o compasión. Los motivos para posicionarse a favor de una de las partes (o de ninguna) deberían ser mucho más racionales y prácticos que meramente las emociones cultural y subjetivamente sesgadas.

·   El sistema tecnoindustrial mundial está constituido por un montón de subsistemas llamados países, pero no todos los países son igualmente poderosos o importantes en la competencia por el poder (“poder” en el sentido de capacidad de influir y controlar las circunstancias) y los recursos (“recursos” en el sentido más amplio del término, es decir, espacio, poblaciones, energía y materiales) dentro del sistema tecnoindustrial mundial. Hoy en día son básicamente tres los bloques que tienen la hegemonía y pueden ser considerados superpotencias mucho más influyentes e importantes que el resto de países:

1) EE.UU., la UE y el resto de países altamente industrializados, llamados “occidentalizados” (Corea del Sur, Japón, Canadá, Reino Unido, Australia, Israel, etc.).

2) Rusia y sus aliados.

3) China.

Y muy probablemente son los que influirán principalmente en el desarrollo futuro  del sistema tecnoindustrial mundial. Al menos en el futuro cercano.

·    Esta guerra, como todas las guerras que implican a superpotencias, viene causada en última instancia por la competencia por los recursos y por los intentos de controlar el acceso a ellos o el comercio y la distribución de los mismos (o de los productos fabricados con ellos). No deberíamos dejarnos engañar por las pantallas de humo idealistas basadas en supuestas causas románticas de la guerra (como los ideales humanitarios, patrióticos o nacionalistas, por ejemplo). Este tipo de ideas románticas e idealistas son sólo un barniz para cubrir las causas materiales reales de las guerras (o los motivos para tomar parte en ellas). Mucho menos deberíamos creernos las explicaciones basadas en la voluntad, la psicología o la personalidad de algunos de los líderes de las partes implicadas (ya sabe, cosas como “Putin es un megalómano” o “Putin es un psicópata”). De nuevo no son más que pantallas de humo. Deberíamos recordar siempre que los sistemas socioculturales funcionan y evolucionan, sobre todo a largo plazo y gran escala, siguiendo  en gran medida dinámicas mecánicas, ciegas, impersonales y no conscientes, fuerzas objetivas que son en su mayor parte independientes de las voluntades individuales. Incluso de las voluntades individuales de sus líderes. Los líderes han de seguir esas dinámicas y han de adaptar su comportamiento a los límites y las restricciones impuestas por esos procesos ciegos y automáticos, y no tanto al revés. Y si no lo hacen, acaban siendo descartados y eliminados y reemplazados por otros líderes más funcionales que se adapten mejor y sigan las dinámicas del sistema –la selección darwinista también actúa aquí.

En el caso de la guerra entre Rusia y Ucrania, sospecho que la guerra tiene mucho que ver con los gaseoductos que traen el gas ruso desde Rusia a Europa occidental. Como ya he dicho, no conozco muy en detalle la situación, de modo que no puedo explicar exactamente y detalladamente cómo el gas está causando e influyendo en esta guerra, pero no dudo que lo esté haciendo, y mucho. Las causas estratégicas también podrían tener un gran peso en este conflicto (por ejemplo, para contrarrestar la supuesta expansión de la OTAN hacia el este), pero en el fondo una causa estratégica es también una causa material y está muy relacionada con obtener o preservar el control sobre los recursos y el comercio.

Una hipótesis explicativa bastante posible podría ser que la guerra de Ucrania podría ser una maniobra geopolítica orquestada por EE.UU. con el fin de forzar a los países de la Unión Europea a cortar su comercio (especialmente de gas natural) con Rusia para que EE.UU. pudiese ocupar el lugar de Rusia como proveedor (es decir, vendedor) y así mantener a la UE en gran medida dependiente económica y físicamente (es decir, en lo que respecta a los recursos) de EE.UU. Para lograr esto, y dado que EE.UU. sabía que Rusia no permitiría que Ucrania se uniese a la OTAN, EE.UU. incitó a la OTAN a comenzar las negociaciones para incluir a Ucrania en su seno, de modo que Rusia acabó invadiendo Ucrania y, entonces, EE.UU. se ha salido con la suya en lo referente a impedir las relaciones comerciales (o al menos obstaculizarlas en gran medida) entre los países europeos y Rusia y que así la UE aumentase aún más su dependencia de EE.UU. al menos de momento. Ya veremos en qué acaba todo al final.

·    No se puede predecir exactamente el resultado de esta guerra, dado que el desarrollo de los sistemas y procesos complejos es en gran medida impredecible más allá de un horizonte de sucesos muy restringido, pero creo que es probable que debido a este conflicto:

a) La UE, y Europa en general, acabe perdiendo acceso a recursos, peso político y económico internacional, etc. No sólo debido a su ubicación geográfica –los países europeos están mucho más cerca de Rusia que los EE.UU., así que se verían directamente afectados si la guerra se expandiese hacia el oeste-, sino sobre todo porque Europa prácticamente carece de recursos propios, depende del comercio mundial para casi todo, de modo que Europa está en una situación muy subordinada (de hecho lo lleva estando cada vez más desde hace muchas décadas; al menos desde finales de la era colonial)  y si los canales comerciales internacionales cambian debido a la guerra o si los precios suben, etc. entonces Europa estará en una situación muy difícil. Los subsistemas (es decir, en este caso los países o grupos de países) del sistema tecnoindustrial mundial, sobre todo aquellos que no son superpotencias, son en la actualidad demasiado dependientes de los demás países como para cortar real y completamente la mayoría de sus relaciones mutuas. Las relaciones entre ellos pueden cambiar a lo largo del tiempo, inclinándose hacia un lado u otro dependiendo del país y de la situación, pero ningún país puede ser completamente autosuficiente. En concreto, la relación de la UE con Rusia está empeorando debido a la actual postura proucraniana de la mayoría de sus miembros (aunque esto podría cambiar con el tiempo y probablemente lo haga) y ello afectará negativamente al acceso de éstos a los recursos y mercado rusos. La UE es demasiado dependiente materialmente de otros países o superpotencias como para permitirse posicionarse demasiado estrictamente a favor de ninguno de los bandos en esta guerra (me refiero a los EE.UU. y a Rusia), pero al mismo tiempo la UE no puede mantenerse completamente neutral precisamente por la misma razón (ya es demasiado dependiente de los Estados Unidos y muchos de sus miembros forman parte de la OTAN). De hecho, la propia UE no es ya una superpotencia, sólo un aliado subordinado de una superpotencia real: los EE.UU. Visto lo visto, la postura proucraniana y antirrusa de la UE y sus sanciones contra Rusia, si realmente son puestas en práctica y mantenidas en el tiempo y llegan a ser algo más que gestos simbólicos y vacíos, muy probablemente resultarán contraproducentes y acabarán dañando más a la propia UE que a Rusia. En resumidas cuentas,  Rusia necesita a la UE mucho menos de lo que la UE necesita a Rusia (o por la misma razón, a los EE.UU. o a China).

b) China acabe ganando acceso a recursos, peso político y económico internacional, etc. Si el comercio y las relaciones directas entre EE.UU. o la UE y Rusia se cortan, entonces Rusia probablemente aumente su comercio y relaciones con China, y China a su vez comerciará con el resto del mundo, incluidos EE.UU. y la UE, de modo que China siempre saldrá ganando,  bien directamente o indirectamente, actuando como intermediario.

c) El funcionamiento y desarrollo del sistema tecnoindustrial (mundial) tomado en su conjunto probablemente no se vea muy afectado. Al menos no de forma lo suficientemente negativa como para debilitarse profundamente o colapsar.

·     Deberíamos tener siempre muy en cuenta el trasfondo general y permanente: el desarrollo general del sistema tecnoindustrial (mundial), y no deberíamos permitir que los sucesos concretos, coyunturales y geográficamente/temporalmente restringidos nos distraigan demasiado. Siempre deberíamos situar los sucesos concretos dentro del panorama general y no centrar nuestra atención en ellos más de lo estrictamente necesario. No deberíamos dejar que los árboles nos impidan ver el bosque. De hecho, deberíamos ver tanto el bosque como los árboles, pero no principalmente ni sólo los árboles, sino siempre también el bosque.

·   Y en lo que respecta a “que persiguen el beneficio a corto plazo sin preocuparse por las consecuencias a largo plazo”, ya he comentado en otra parte que veo algunos puntos demasiado flojos en el modo en que Kaczynski formuló y presentó su teoría acerca de la competencia y la selección darwinistas entre los llamados “sistemas autopropagantes” en Anti-Tech Revolution; y éste podría ser uno de ellos. Por un lado, dada la gran impredecibilidad inherente a los sistemas y dinámicas complejos, es en realidad imposible que sus gestores y dirigentes actúen tomando en cuenta las consecuencias a largo plazo, aun cuando quisiesen intentarlo, ya que nunca podrán saber exactamente cuáles serán muchas de esas consecuencias a largo plazo. E incluso si hiciesen pronósticos acerca de las consecuencias más probables, sus previsiones acerca de ellas fuesen acertadas e intentasen tenerlas en cuenta, no tendrían mucho éxito, ya que la impredecibilidad inherente a los sistemas y procesos complejos también conlleva que sean inherentemente incontrolables en gran medida. Además del hecho, señalado por Kaczynski y otros (como Steven LeBlanc y Katherine Register) de que, en principio, aquellos sistemas cuyos gestores y dirigentes (o miembros en general) tuviesen en cuenta las futuras consecuencias de su actual funcionamiento con objeto de restringirlo, se pondrían a sí mismos en una situación de inferioridad inmediata en comparación con aquellos sistemas cuyos líderes (o miembros) no tuviesen en cuenta las consecuencias a largo plazo  y actuasen sólo centrándose en los beneficios a corto plazo. Por otro lado, en principiopodría haber situaciones en las que esta regla de que los sistemas tienden a no tener en cuenta las consecuencias a largo plazo no funcione, ya que todas las partes implicadas en la competencia podrían ser conscientes de que podría haber probables consecuencias negativas para todas ellas y por tanto podría ser que todas estuviesen de acuerdo en tenerlas en cuenta y evitar que sucediesen.  Y, por ejemplo, esto podría llevar ocurriendo desde hace décadas en lo referente al uso de armas nucleares por parte de las superpotencias y de otros países que las poseen: saben que usarlas probablemente signifique el suicidio, o al menos resulte en un daño enorme e inaceptable para sí mismas, de modo que tratan de no usarlas y sólo muestran ostensiblemente que las poseen para disuadir al resto de países que también las poseen de usar las suyas. Esta es la razón por la que digo más arriba que una guerra mundial, aunque de hecho es posible, no es tan probable como algunos parecen creer: no sería buena para ninguno de los subsistemas que compiten entre sí dentro del sistema tecnoindustrial mundial. De hecho, sería bastante mala para todos ellos y, por tanto, para el sistema tecnoindustrial mundial en su conjunto.


[Este texto es más largo, para seguir leyéndolo haz click aquí].


sábado, 25 de junio de 2022

ADAPTACIONES DE FRAGMENTOS DE VARIOS INTERCAMBIOS DE CORRESPONDENCIA V (Parte II): sobre evolución genética reciente en seres humanos, diferencias raciales en el cociente intelectual, materialismo y selección darwinista y competencia entre sistemas.

 




ADAPTACIONES DE FRAGMENTOS DE VARIOS INTERCAMBIOS DE CORRESPONDENCIA V (Parte II): sobre evolución genética reciente en seres humanos, diferencias raciales en el cociente intelectual, materialismo y selección darwinista y competencia entre sistemas.

Versión pdf 

English version

WR: ¿Cómo sabe usted que la psicología humana no ha cambiado en los últimos 12.000 años desde la invención de la agricultura? He oído decir que, dado que otras cosas han cambiado (altura/talla, color de la piel y de los ojos, cambios en la dieta como la tolerancia a la lactosa, inteligencia media) desde la introducción de la agricultura, también seríamos psicológicamente diferentes. Que, por razones biológicas, muchos aspectos de nuestra actual psicología no se aplicarían a los pueblos primitivos. Ahorrar para el futuro a largo plazo sería uno de esos teóricos cambios psicológicos. Este gran cambio implicaría que la vida primitiva ya no sería el estilo de vida psicológicamente más natural para los humanos actuales.

UR: Supongo que cuando habla usted de “cambios psicológicos” se refiere en realidad a cambios genéticos (es decir, cambios en el genotipo) que determinan cambios en los rasgos psicológicos (es decir, cambios en los fenotipos psicológicos o comportamientos). Esta es una buena pregunta.

También yo he visto defender a algunas personas que hemos cambiado genéticamente de forma sustancial durante los últimos 12.000 años, basándose en el hecho de que algunas de las poblaciones humanas han sufrido realmente algunos cambios genéticos durante este periodo de tiempo en lo que respecta a algunos rasgos (básicamente en lo que respecta a la capacidad de digerir la lactosa, y quizás cambios en el color de la piel y de los ojos hacia tonos más pálidos en las poblaciones del norte de Europa, y cosas similares). No estoy de acuerdo con ellos. Creo que no están teniendo en cuenta algunos detalles importantes. Los rasgos a los que se refieren o bien son rasgos físicos determinados genéticamente o bien rasgos físicos y psicológicos determinados grandemente por la cultura o el medio ambiente. La tolerancia a la lactosa, por ejemplo, está ciertamente determinada por cambios en un gen (es un rasgo monogénico), y es un ejemplo de evolución reciente por selección artificial/cultural debido a la cría de ganado y al uso de su leche como alimento. Pero muchos otros rasgos, especialmente los psicológicos, no suelen estar determinados por un solo gen, sino por la interacción de algunos genes (son rasgos poligénicos). En estos casos, la probabilidad de que se produzca una mutación en cada uno de los genes que determinan estos rasgos poligénicos es mucho menor, por simple matemática: la probabilidad de un suceso es un número entre 1 y 0, de modo que la probabilidad de que algunos sucesos ocurran simultáneamente (en este caso, que todos los genes implicados en un cambio psicológico muten) es el producto de las probabilidades de cada suceso individual (en este caso la probabilidad de mutación de cada gen). Y el producto de las cantidades entre 0 y 1 es siempre menor -a menudo mucho menor- que cada una de las cantidades multiplicadas. Esto implica que la probabilidad de un cambio psicológico, en el que todos o la mayoría de los genes implicados tienen que mutar, es mucho menor que la probabilidad de un cambio físico en el que esté implicado un solo gen. Y ésta es la razón por la que creo que no ha habido muchos cambios genéticos que hayan tenido efectos psicológicos importantes en los humanos durante los últimos 12.000 años. Además, la expresión de muchos de los rasgos psicológicos y físicos (fenotipos) a los que se refieren estas personas está muy influenciada por el entorno. Así que probablemente, si realmente ha habido algunos cambios en los fenotipos (tanto en algunos rasgos psicológicos como en muchos físicos) podrían estar causados por los cambios en la ideología de sus culturas y sociedades (para los rasgos psicológicos), y por los cambios en sus estilos y condiciones de vida, como la nutrición, el saneamiento, etc. (sobre todo para los rasgos físicos) y no tanto por cambios genéticos. Por ejemplo, la altura/talla está muy influenciada por la nutrición y no sólo por la genética, y la inteligencia probablemente también, al menos en cierta medida. Y otros rasgos como la tendencia a “ahorrar para el futuro”, son obviamente el tipo de comportamientos que pueden verse muy influenciados por las ideologías, valores y demás aspectos del entorno social de cada individuo. O simplemente por la tecnología o la estructura social. Pero los genotipos, es decir, los genes, muy probablemente sean prácticamente los mismos y no hayan cambiado mucho. Hoy en día, el comportamiento de las personas (fenotipo psicológico) en las sociedades tecnoindustriales puede tender a ser más pacífico, dócil, neurótico, cooperativo, gregario, etc., pero, como dije más arriba, es matemáticamente improbable que sea debido a mutaciones poligénicas, así que tiene que ser por cambios en su entorno. En la ideología social y en las condiciones de vida más exactamente.


[Este texto es más largo, para seguir leyéndolo haz click aquí].









miércoles, 23 de marzo de 2022

Lecturas interesantes II

 



Lecturas interesantes II

 

La siguiente lista de libros recoge algunas obras que merece la pena leer, no siempre por las conclusiones a las que llegan los autores, ni por los valores y fines en los que se basan, sino simplemente porque estos libros sirven como fuentes de datos o aportan ideas y análisis interesantes a la hora de tratar de conocer y entender la realidad.

Último Reducto recomienda que se lean en versión original para evitar posibles alteraciones en el sentido debidas a la traducción.

- The Way of Men, Jack Donovan.

-The End of Commitment, Intellectuals, Revolutionaries and Political Morality, Paul Hollander.

-Just Babies: The Origins of Good and Evil, Paul Bloom.

-Mao’s War Against Nature: Politics and the Environment in Revolutionary China, Judith Shapiro.


Para información acerca de otros libros interesantes, véase el apartado “Reseñas” en Naturaleza Indómita.

domingo, 6 de marzo de 2022

La onda del futuro

 

La onda del futuro[1]

Por Theodore J. Kaczynski

Algunas personas han propuesto que las ciudades del futuro deberían estar cubiertas por enormes cúpulas para protegerlas de la lluvia y hacer posible que toda la ciudad se mantenga a una temperatura constante, y no hay duda de que esta idea acabará llevándose a cabo. Ha habido algo de debate acerca de si estas cúpulas deberían ser opacas, para proteger a la gente de la luz solar y cosas similares, o transparentes para que la gente pueda ver el cielo. Mi opinión personal es que deberían ser transparentes. Puede que en la actualidad ustedes piensen que no hay mucho que ver en el cielo, pero en el año 2000 las cosas podrían ser muy diferentes. Me refiero a la posibilidad futura de que controlemos las nubes.

En el presente, los científicos no tienen el control sobre la hora a la que las nubes van a pasar o las formas que adquirirán. A veces hay tantas nubes que no hay suficiente luz afuera y a veces no hay ni una nube; y sus formas son completamente irregulares y sin sentido. No es bueno para la ciencia que haya cosas que escapen a su control. En el año 2000, sin embargo, será posible que los científicos controlen las nubes de modo que aparezcan a intervalos regulares definidos y tengan formas geométricas predeterminadas. Por ejemplo, las nubes podrían ser cúbicas los lunes, tetraédricas los martes, dodecaédricas los miércoles, etc. No debería subestimarse el valor educativo de esto. Y el momento en que aparezcan las nubes estará programado de un modo tan preciso que podrán ustedes poner en hora sus relojes mirándolas. 

Ahora bien, puedo predecir de antemano que va a haber algunas ancianitas sentimentales que se opondrán a esto. Por ejemplo, dirán que hay alguna gente a la que le gusta mirar a las nubes y señalarán que a los niños les gusta imaginar que ven caras, animales y cosas similares en las extrañas formas de las nubes. Dirán que mirar a las nubes controladas sería demasiado aburrido. Sin embargo, esta dificultad no sólo podrá ser remediada, sino transformada en una ventaja. Los científicos del futuro serán capaces de hacer que las nubes se muevan y cambien siguiendo patrones definidos, de modo que formarán imágenes y mostrarán historias, igual que la televisión. Por tanto mirar a las nubes del futuro en realidad será mucho más interesante y entretenido que mirar a las de hoy. De hecho, se emitirán en el cielo programas educativos de forma regular y planificada, lo que ayudará a enseñar a los niños todos los datos científicos que necesiten conocer para apañárselas en el mundo del mañana. Y la nube-visión será incluso mejor que la televisión educativa, porque la gente no podrá cambiar a un canal que emita violencia.

Recuerden, las nubes son de ustedes y serán controladas por su bien.

Otra cosa que preocupa a estas viejecitas y a otras almas delicadas es que el avance de la ciencia y de la industria podría destruir el mundo natural. Estos miedos son totalmente infundados. En los Estados Unidos se ha creado un Sistema de Parques Nacionales para proteger nuestra vegetación y nuestra fauna salvaje y en el futuro nuestros Parques Nacionales  serán incluso mejores, mucho mejores, que los de hoy en día. Por ejemplo, en el año 2000 cada animal tendrá puesto un pequeño radiotransmisor de forma permanente de forma que los zoólogos puedan vigilar su situación y su estado. Esto les permitirá  ayudar a los animales enfermos o a aquellos que estén en algún problema. Los biólogos podrán modificar el terreno cuando sea necesario y plantarán todas las plantas forrajeras adecuadas que hagan falta para asegurarse de que los animales obtengan una nutrición adecuada. (De hecho, algo de esto ya se está haciendo incluso en la actualidad, en algunos de nuestros parques nacionales). Por una módica tarifa, el público será admitido en los parques –bajo la supervisión de guías especialmente cualificados para asegurar que las personas irreflexivas no dañen nuestro precioso patrimonio natural. Incluso se podrá lograr que los cerebros de los animales estén controlados por medio de dispositivos electrónicos que permitan obligarles a llevar a cabo sus hábitos menos frecuentes a voluntad del guía para así poder educar a los espectadores. 

Los espíritus sensibles y los carcas ignorantes que aún viven en el pasado creen que el avance de la tecnología podría quitarnos parte de nuestra libertad. Sin embargo esto es una estupidez supersticiosa. La verdad es justo lo contrario. La ciencia del mañana hará posible que tengamos mucha más libertad de la que tenemos hoy en día. De hecho, en el año 3000, seremos capaces de abolir todas las leyes, porque la gente será mejorada de modo que ya ni siquiera querrán nunca hacer nada que no sea por el bien de la sociedad. Nada más nacer, la mente de cada bebé será ajustada por los científicos para que cuando crezca se convierta en un ciudadano cívico, solidario, sano, feliz y deseoso de ser útil a la comunidad.

Y si a alguien no le gusta todo esto, los psicólogos del futuro serán capaces de repararle para que le guste.



[1] Traducción a cargo de Último Reducto del texto de “The Wave of the Future”, publicado originalmente en The Saturday Review, 13 de junio de 1970. N. del t.

jueves, 3 de marzo de 2022

ADAPTACIONES DE FRAGMENTOS DE VARIOS INTERCAMBIOS DE CORRESPONDENCIA IX (Parte I): Sobre Greenpeace, residuos radiactivos, lo personal y lo “político”, medios utilizables y la “igualdad” en cazadores-recolectores.

 


ADAPTACIONES DE FRAGMENTOS DE VARIOS INTERCAMBIOS DE CORRESPONDENCIA IX (Parte I): Sobre Greenpeace, residuos radiactivos, lo personal y lo “político”, medios utilizables y la “igualdad” en cazadores-recolectores.

English version

WR: He leído hace poco una entrevista con Patrick Moore, uno de los fundadores de  Greenpeace. Dice que se fue de la organización cuando ésta se volvió “demasiado radical” y abandonó sus raíces centradas en lo humano. No sólo eso, sino que también porque la organización se opuso completamente a algunos tipos de tecnología, tales como la energía nuclear y la ingeniería genética. Greenpeace logró  incluso suprimir un OGM llamado arroz dorado durante casi 18 años hasta que al final fracasó. En Alemania ha logrado parar la energía nuclear hasta el día de hoy, aunque esto ha sido un desastre. Sin embargo, en su mayor parte, todo esto me parece bastante positivo.

Me explicaré más en detalle. Me refiero a que Greenpeace en realidad no quiere revertir la tecnología, a que sólo quiere ralentizarla. Asimismo, me refiero a que sólo está en contra de la energía nuclear, del petróleo y de la ingeniería genética pero no de todo tipo de tecnología. Alemania ya ha  cerrado 10 de sus 17 reactores y planea cerrar los 7 restantes en 2022. El problema fue que Alemania tenía que reemplazar su energía nuclear con algo, de modo que ha estado construyendo centrales de carbón e importando petróleo. Para poder hacer esto, Alemania ha estado cortando bosques antiguos y derribando iglesias históricas con objeto de extraer carbón. También hay que tener en cuenta los varios miles de millones gastados cada año en cerrar las centrales. Además, supongo que si un movimiento antitecnológico logra alguna vez tener éxito a la hora de llevar a cabo una revolución, la energía nuclear será un recurso peligroso que quedará desatendido. Porque la radiación se escapará al exterior una vez que las centrales nucleares queden desatendidas durante demasiado tiempo, si bien no sé cuáles serían dichas consecuencias. La supresión del arroz dorado, si bien en cierto modo frenó la tecnología, al final acabó fracasando. Así que me preguntaba cuáles son en realidad los aspectos negativos de Greenpeace, además de la falta de ambición de sus objetivos y de promover la energía eólica, solar y de biomasa.

Me pregunto qué piensa usted de Greenpeace en general.

UR: Por lo que yo sé Moore tiene razón cuando vincula los orígenes de Greenpeace al movimiento por la paz de los 70. El propio nombre “Greenpeace” [“Paz-verde”] lo indica. “Paz” para dicho movimiento no era solamente combatir la guerra o el militarismo, sino defender la justicia social y la “no violencia” en general. El movimiento por la paz era un movimiento fuertemente influido por las ideologías de izquierdas en general y por el marxismo en particular.

[Este texto es más largo, para seguir leyéndolo haz click aquí].


viernes, 21 de enero de 2022

Cómo reemplazará la gente a las máquinas

Cómo reemplazará la gente a las máquinas[1]

Por Theodore. J. Kaczynski

La ciencia de la genética está avanzando rápidamente hacia la posibilidad práctica de modificar genéticamente a los seres humanos. Pocos de entre los que no somos genetistas hemos comprendido completamente el hecho de que la ingeniería genética supone la solución a todos los problemas del mundo. Considérese el problema de la población, por ejemplo. En unos quince años, la ciencia será capaz de crear una raza de gente de tres pies[2] o menos de altura, pero con cabezas de tamaño normal para poder albergar cerebros de tamaño normal. Mediante la reducción de su estatura a la mitad, se estará reduciendo su peso a un octavo de su valor original. Así, la cantidad de oxígeno, alimento, etc. que cada persona consumirá se verá reducida a un octavo y el mundo será capaz de albergar ocho veces más gente.

Esta propuesta también implica una solución a los problemas del crimen y la violencia. Las personas con cuerpos diminutos de tres pies tendrán que usar toda su energía sólo para mantener erguidas sus cabezas y apenas les quedarán fuerzas suficientes para causarse daños físicos unas a otras. Además, a ciertos grupos especialmente seleccionados, tales como los policías o los científicos, se les permitirá tener cuerpos de tamaño normal y así no tendrán dificultades en controlar a los criminales de tres pies de altura. ¿Puede usted imaginarse a una turba de hippies drogados de tres pies de altura tratando de llevar a cabo una revuelta contra policías de seis pies de altura? Ja, ja, ja. De hecho, se podrían crear policías de diez pies de altura. 

Claro que la modificación de burdas características físicas tales como la estatura, el peso, el número de brazos y piernas, etc. sólo será el principio. Después seremos capaces de modificar en detalle la estructura química y eléctrica del cerebro. De este modo seremos capaces de eliminar toda forma de enfermedad mental. Sólo piénselo. No más hospitales mentales repletos de lunáticos. No más criminales, no más drogadictos, no más conductores imprudentes, no más comunistas, ni más reaccionarios intolerantes contrarios a la Ciencia. Es más, no habrá más infelicidad. Ya que, en lugar de esforzarnos por crear una sociedad que haga feliz a la gente –algo que la humanidad lleva intentando sin éxito desde los albores de la civilización- podríamos simplemente diseñar a los seres humanos para que sean felices sean cuales sean las condiciones sociales que existan en ese momento. Por ejemplo, podríamos fabricar trabajadores que disfruten estando desempleados y en general personas a las que les guste la ingeniería genética.  

Podremos eliminar el inútil gasto de energía que implica el sexo. Podremos dar a la gente todo el placer del sexo simplemente estimulando eléctricamente las áreas adecuadas de sus cerebros; y la reproducción podría ser llevada a cabo de un modo más eficiente sin todo ese jaleo. En vez de ser creadas mediante la unión de un espermatozoide y un óvulo, las personas podrían ser producidas en fábricas a partir de materias primas inorgánicas.

Incluso los ignorantes anti-ciencia deberían ansiar la llegada de la ingeniería genética. Estos personajes están siempre preocupándose por que la gente pueda llegar a ser remplazada por máquinas. Sin embargo, con la llegada de la ingeniería genética, cambiarán las tornas: las máquinas serán reemplazadas por gente. Por ejemplo, seremos capaces de crear personas con cuerpos minúsculos y solamente rudimentarios, pero con cerebros gigantescos que ocuparán cada uno la totalidad del volumen del Empire State. Con sus circuitos apropiadamente programados, estos cerebros serán capaces de reemplazar a las computadoras electrónicas. A lo que voy es a que cuando hayamos creado gente que funcione exactamente como máquinas, ya no hará falta fabricar más máquinas. Ya sólo fabricaremos gente.

Los individuos emocionalmente confundidos que simplemente no comprenden lo que la ciencia está tratando de hacer a menudo se asustan ante tales visiones del futuro. No entienden que no se puede parar el progreso, que no se puede dar marcha atrás al reloj. No entienden que la ciencia es poder y que por eso quienes están a favor de la ciencia siempre ganan.

De cualquier modo, si un hatajo de patanes ignorantes como esos piensan que pueden detener la marcha del progreso, van dados. Si dan problemas, reconstruiremos su ADN y los convertiremos en sapos. Y si piensa usted que esto es una broma, sólo espere  treinta años y verá de lo que seremos capaces para entonces, imbécil.

 



[1]Traducción a cargo de Último Reducto de “How People Will replace Machines”, publicado originalmente en Hattiesburg American, 1 de junio de 1980. N. del t.

[2] 1 pie = 30,48 cm. N. del t.

jueves, 29 de julio de 2021

ADAPTACIONES DE FRAGMENTOS DE VARIOS INTERCAMBIOS DE CORRESPONDENCIA VIII: Sobre izquierdismo extremo, ideología del sistema en el futuro y fascismo.


ADAPTACIONES DE FRAGMENTOS DE VARIOS
INTERCAMBIOS DE CORRESPONDENCIA VIII: Sobre izquierdismo extremo
, ideología del sistema en el futuro y fascismo.

Versión pdf

English version

U.R.: Respecto a su texto “Izquierdismo, sistema tecnoindustrial y Naturaleza salvaje”, me gustaría plantear algunas preguntas o ideas para que reflexione acerca de ellas:

  • ¿No es acaso una contradicción que, por un lado, los movimientos juvenil y estudiantil del izquierdismo de la tercera ola sintiesen que eran muy importantes  (tanto como para intentar llevar a cabo cambios en sus sociedades) y, por el otro, sufriesen de baja autoestima y sentimientos de inferioridad? ¿Cómo lo explica? ¿Como un intento de compensar lo segundo con lo primero?
  • Aunque por lo general el izquierdismo ha sido un mecanismo útil para mantener, autorreparar y facilitar el desarrollo del sistema, ¿no podrían algunos tipos de izquierdismo ser a veces un impedimento para el sistema? Me explico: el izquierdismo moderado es claramente útil para el sistema, pero el izquierdismo demasiado radical no está claro que lo sea tanto. Por ejemplo, integrar a las mujeres, los negros, los gais, etc. en el sistema es bueno para éste, pero ir más allá de esto aplicando discriminación positiva, cuotas laborales, discriminación legal a grupos supuestamente “privilegiados” (blancos, varones, ricos, etc.), etc. no es algo tan claramente bueno para el sistema. De hecho, estas cosas empeoran su funcionamiento creando discriminación y malestar innecesarios, impidiendo sacar el máximo provecho de las capacidades y méritos de los individuos, etc. Si usted fuese alguien que quisiese contratar a un trabajador y hubiese disponibles varios candidatos bastante competentes que fuesen blancos y varones física y psicológicamente capaces, pero tuviese usted que dar el empleo a una persona menos competente sólo porque fuese una mujer, un negro o un minusválido, simplemente porque unas cuotas impuestas por la ley le obligasen a usted a hacerlo, ésta probablemente no sería la mejor opción para mejorar la eficiencia de su negocio. Y esto está sucediendo. En tales casos, el izquierdismo no es bueno para el sistema (a menos que yo esté pasando por alto algún otro beneficio oculto para el sistema). Su texto (como mi “Izquierdismo”) dice que el izquierdismo es bueno para el sistema, y aunque generalmente esto es verdad, hay excepciones y posibles matices.

Con esto no estoy diciendo que entonces deberíamos defender o al menos tolerar el izquierdismo en aquellos casos en los que el izquierdismo sea malo para el sistema, sólo que, primero, la realidad puede ser más compleja y que, segundo, es probable que el propio sistema tome medidas para limitar o mantener bajo control el avance del izquierdismo más allá de cierto punto (a partir del cual el izquierdismo se vuelve un impedimento en vez de una ayuda para el sistema).


[Este texto es mucho más largo, para seguir leyéndolo haz click aquí].